El presidente estadounidense, Donald Trump, se levantó este miércoles de una reunión con los líderes demócratas destinada a terminar con la parálisis presupuestaria que se encamina a ser la más larga de la historia del país, insistiendo en la necesidad de construir un muro en la frontera con México.

Era “una total pérdida de tiempo”, escribió en Twitter Trump después del final abrupto de la reunión con la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer.

“Les dije adiós”, agregó el presidente estadounidense, que el martes en su esperado discurso en el Despacho Oval utilizó un tono dramático para intentar convencer a la opinión pública de la necesidad de erigir una barrera de acero en la frontera con un costo de 5.700 millones de dólares.

Mientras, unos 800 mil funcionarios federales afectados esperan una resolución del conflicto que los tiene en ascuas desde el 22 de diciembre. Muchos de ellos se encuentran a una baja obligatoria sin sueldo, que los enfrenta a graves problemas financieros que se agudizan con cada día que pasa.

Pelosi y Schumer habían acudido a la Casa Blanca, en un momento en que el tono de las discusiones se ha endurecido. “El presidente simplemente se levantó y se fue”, relató Schumer a la salida de la reunión.

Pugna del muro

La pugna por el muro, que forma parte de las promesas de campaña de Trump, se da en medio de un cambio del ciclo político en Estados Unidos, después de que la semana pasada los demócratas recuperaran el control de la Cámara de Representantes, aunque los republicanos siguen teniendo mayoría en el Senado.

“Creo que el presidente dejó clara su postura de que no va a haber ningún acuerdo sin un muro”, dijo el vicepresidente, Mike Pence, tras la reunión.

Trump dijo a los periodistas que si no logra lo que quiere, podría declarar emergencia nacional, lo que le otorgaría medidas extraordinarias para sortear la venia del Congreso y obtener los fondos de los militares.

“Creo que podemos trabajar en un acuerdo, y sino podemos tomar esa ruta”, dijo insistiendo en que tiene el “derecho absoluto” a utilizar esta herramienta, pensada para un estado de catástrofe como una epidemia o un ataque, pese a las advertencias desde el Congreso de que podría estar extralimitándose en sus funciones.

Tras la reunión la prensa le preguntó al vicepresidente si Trump se estaba acercando a la posibilidad de declarar una emergencia y él contestó que “el presidente ha dejado claro que está contemplándolo. Él cree que tienen la autoridad para hacerlo”.

Para la oposición, la idea del muro es “inmoral”, además de cara e ineficaz.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *